¿Cuándo empezar a aprender un idioma?

¿Cuándo empezar a aprender un idioma?


Cuándo deberíamos empezar a aprender un idioma es bastante relativo y podríamos decir que depende más de la persona que de la edad real. Vamos a analizar algunos aspectos del aprendizaje que me llevan a esta conclusión. Popularmente se dice y se cree que cuando comenzamos siendo muy pequeños nuestro cerebro puede asimilar mucho mejor los conceptos, sonidos y estructuras de diferentes lenguas. Científicamente, esto podría apoyarse en el hecho de que el cerebro de un niñ@ está más preparado para asimilar información que la de un adulto, simplemente porque está más vacío y tiene menos información y recuerdos acumulados. Otro aspecto podría ser el que nuestros sentidos, cuando somos más pequeños, están más agudizados.

Con la edad vamos “perdiendo” sentidos, y esto podría traducirse en no ser capaz de diferenciar ciertos sonidos, incluso, aunque los diferenciemos al escucharlos, puede que no seamos capaces de producirlos.

Habrá muchas más investigaciones que apoyen esta teoría, pero tenemos que admitir que no es del todo cierto creer que si no lo han aprendido de pequeños, ya no serán capaces. Esto es una idea muy común pero no es del todo cierta ni demostrable.

En ciertos estudios de neurociencia se ha podido comprobar que la plasticidad del cerebro sigue estando en igual medida en adultos y que somos tan capaces de aprender nueva información como los niñ@s. La diferencia que nos separa de la facilidad que un niñ@ pueda tener ante un adulto es que tiene menos información almacenada, menos “cosas en la cabeza”, por lo que es más fácil que nueva información quede allí. Podemos imaginar nuestro cerebro como un gran armario. Cuando somos adultos, está lleno de todas las cosas que hemos acumulado durante nuestra vida, por lo que queda poco espacio para seguir guardando cosas. Hay veces que hacemos limpieza del armario (inconscientemente vamos olvidando y sacando información) y esto se hace cuando queremos guardar algo nuevo. Pero claro, este proceso es más lento que cuando el armario está vacío.

Pero también es apoyado por la neurociencia que para aprender necesitamos hacer conexiones y asociaciones. Estas conexiones neuronales son más frecuentes y hay más establecidas en adultos que en niñ@s. Volviendo al ejemplo del armario, este armario no es caótico, está todo almacenado con un orden, podemos imaginar que está clasificado, por ejemplo en “recuerdos de infancia, juegos, trabajo…” pues bien, cuando aprendemos algo, en este caso, nos centramos en los idiomas, siempre haremos conexiones con lo que ya conocemos, si no, no se podría aprender ni recordar. Por lo que un adulto, que ya tiene su “armario” clasificado, irá almacenando ese nuevo idioma en diferentes casillas, y, por regla general, lo podrá asociar más fácilmente a su propia lengua materna. Es por esta razón por la que es más común que expresiones más “literales” de su propia lengua aparezcan cuando se expresa en otro idioma. Por otro lado, también suelen decir que si sabemos más de un idioma desde pequeños, es más fácil aprender otros idiomas. Pues esto se debe, principalmente, a que ya tenemos diferentes conexiones establecidas entre distintos idiomas, por lo que es más fácil llegar a establecer neurológicamente conexiones con un nuevo idioma desconocido hasta ese momento.

El aprendizaje de idiomas en los niñ@s nos da la posibilidad de que creen un espacio en su cerebro en el que almacenar toda la información de este nuevo idioma, cosa que en los adultos es más compleja y sus conexiones se establecen asociando con información ya adquirida previamente porque no tienen tanto espacio libre.

Este tema me resulta fascinante. Y la neurociencia en la educación es algo que me atrae muchísimo porque podemos ver y saber cómo nuestro cerebro aprende realmente viéndolo desde dentro. Este post ha sido solamente un pequeño contacto con todo lo que la neuroeducación nos puede ofrecer y espero que os resulte tan interesante como me lo parece a mí.

About the author

Maria Muñoz author

Deja un comentario